En toda pareja existen problemas, ya sean grandes o pequeños pero siempre ahí estarán, pues la ¨pareja perfecta¨ no existe. Aquí te dejamos algunas de los típicos problemas que suelen haber durante toda relación, pero lo más importante: recordá siempre tratar de arreglar tus problemas mediante la charla; incluso, buscar terapia de pareja con un psicólogo.

Razones:  
  1. No siempre lograrás todas tus expectativas

A veces te pones a mirar lo que otras parejas hacen y te decepcionas un poco porque no es lo mismo que tú tienes. Te entristeces un poco cuando ves que otras parejas viajan, se casan o hacen cualquier otra cosas que siempre esperaste de una relación. Bueno, debes recordar que cada relación de pareja es diferente y que a veces las expectativas no siempre se alcanzan justo cuando quieres, pero eso no significa que no haya amor. Quizá logres otras cosas mucho más importantes y que no esperabas.Esas también debes valorarlas.

  1. A veces la rutina es inevitable

Como en toda relación, a veces las cosas tienden a volverse un poco monótonas si nos preocupamos demasiado de lo que hacemos durante el día. El trabajo, los deberes y otras cosas que ocupan nuestra agenda, pueden provocar que la relación caiga en la temida “rutina” si no nos preocupamos adecuadamente. Intenta hacer cosas diferentes de vez en cuando. No necesitas más dinero ni más tiempo, sólo las ganas de hacer que tu relación mejore.

  1. Ni tú ni tu pareja van a eliminar completamente los malos hábitos

Es de soñar despiertos creer que tu pareja va a cambiar completamente. Nadie es perfecto, de hecho ni tú cambiarás por completo y dejarás de lado todos tus malos hábitos. La idea es amar y aceptar al otro con virtudes y defectos y siempre manifestar, tranquilamente, lo que te molesta para llegar a algún acuerdo. Si no es un mal hábito grave, entonces no te queda más que aceptarlo. Si hay amor de verdad, de seguro tu pareja también te aceptará tal como eres.

  1. Mirar el teléfono es más importante que escuchar al otro

Es una de las causas de más discusiones, ya sea en reuniones familiares o en situaciones de pareja. Estar mirando el teléfono no es malo, pero cuando lo haces mientras tu pareja te habla, en realidad es molesto, sobre todo si te está hablando de algo importante. Deja el teléfono de lado por unos minutos y date el tiempo de pasar un agradable momento con la persona que amas.

  1. El dinero será motivo de discusión

Puede que uno de ustedes no tenga dinero o esté desesperado por pagar deudas. A veces hay personas que caen en depresión por problemas financieros e inconscientemente se desquitan con su pareja, volviéndose fríos, aburridos o más sensibles de lo normal. La clave está en confiar en tu pareja, contarle lo que sientes y no rechazarle si quiere ayudarte o distraerte por un momento.Discutir por dinero en una relación nunca es bueno.

  1. El sexo no siempre es increíble

No siempre van a estar listos para tener una jornada maratónica de sexo. No todas las noches van a estar preparados para tener sexo, aunque lo quieran. El cansancio, la enfermedad, u otras cosas, a veces provocan que el deseo disminuya, pero eso no significa que tu pareja haya dejado de amarte o desearte. Al contrario, su amor es más grande porque no depende de cuánto sexo tengan. Ahora, si se molesta y discuten constantemente por la falta de sexo o por la calidad de éste, entonces sí debes preocuparte. Si no es gran tema para tu pareja, entonces tampoco debe serlo para ti.